miércoles, 27 de abril de 2011

López Gil afirma que el Ayuntamiento está impidiendo el avance del comercio local

López GIl conversa con un ciudadano de espaldas a la antigua Cruz Roja. (Fotoprensa)
(27/04/2011) El candidato a la Alcaldía isleña, Fernando López Gil, puso en evidencia el mal estado de conservación que presentan desde hace años algunas fincas históricas ubicadas en plena calle Real. A esta circunstancia sumaba las trabas que los empresarios interesados en adquirir estos inmuebles han encontrado en el Ayuntamiento.

Un claro ejemplo de esta situación lo constituyen  la antigua sede de la Cruz Roja, el cine Alameda, el edificio de Telefónica, el inmueble que acogió hasta hace unos años al emblemático establecimiento ‘Modas El Parque’, la finca del Almirante Faustino Ruiz o la propia Casa Lazaga. “Algo se habrá hecho mal cuando hay empresarios que no han conseguido del Ayuntamiento los permisos necesarios para poner en marcha sus negocios en estas fincas. Algo se habrá mal en la redacción del PEPRICH y, por tanto, estamos obligados a subsanar los errores para no condenar al comercio de la principal arteria de nuestra localidad”.

López Gil, afirmó que tras las elecciones de mayo próximo “reformaremos el PEPRICH desde el gobierno de la ciudad, Consensuaremos con las partes afectadas un Plan nuevo que, asimismo, seguirá un proceso basado en la participación de quienes tienen mucho que decir y aportar y no han tenido esa oportunidad”. Al respecto presentó una de las iniciativas urbanísticas recogidas en el Proyecto de Ciudad Participativo y que, tras las consultas jurídicas y urbanísticas necesarias, derivarán en un Plan “que realmente cumpla con los objetivos de proteger y, también, dinamizar el centro de la ciudad”.

Para ello “reelaboraremos el catálogo del PEPRICH para hacerlo más flexible tal y como sucede en otras ciudades de nuestro entorno en las que se han seguido criterios que permiten conjugar los intereses conservacionistas con aquellos que buscan la generación de riqueza y empleo en los cascos históricos. Además de esta forma favoreceremos la implantación de nuevos negocios en aquellas calles con vocación comercial”.

“Además –continúa- vamos a permitir el aumento de las alturas en el centro siempre en relación, y tomando como base, con los inmuebles existentes en las manzanas”. López Gil recuerda que el documento actual persiste “en la arbitrariedad. Hay inmuebles con tres plantas junto a otros con sólo una  a los que no se les permite incrementar su altura invocando no sabemos qué medida o legislación. No podemos crear desigualdades y caer en la arbitrariedad. El nuevo catálogo debe fomentar el centro de nuestra ciudad, darle la oportunidad de  competir con los centros históricos de las ciudades vecinas, los cuales  hemos visto crecer, aumentando su densidad de población a través de la rehabilitación de edificios residenciales y la actividad económica mediante la liberalización de plantas bajas, convirtiéndolos en verdaderos motores de la economía del municipio”.

El PEPRICH no ha sido concebido “como un documento dinamizador del comercio. Los establecimientos deben poder abrir a la calle, porque así ocurre en ciudades en donde la protección de sus cascos históricos es muy superior al que tenemos en San Fernando. El PEPRICH tiene que concebirse bajo la premisa conservacionista pero también alentadora de nuevas fórmulas de desarrollo para la ciudad. De nada nos serviría que primase el primero de los extremos propuestos si al final no condicionamos el papel de impulsor económico que debe surgir de cualquier acción que ejecute el Ayuntamiento. Por tanto, el PEPRICH está llamado a proteger, pero también a convertirse en ayudante del desarrollo económico del centro de la ciudad. Y esto actualmente no se cumple”

Todo lo apuntado por López Gil quedó subrayado al asegurar que “no sólo nuestras propuestas son posibles sino convenientes para la protección del patrimonio isleño y la rehabilitación del centro de nuestra ciudad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada